lunes, 16 de agosto de 2010

AGNOSIAS VISUALES: CUANDO EL CEREBRO "NO SABE VER"

En varias ocasiones he comentado que es el cerebro el que realmente ve lo que vemos, ya que el ojo humano es un sistema óptico que, a pesar de ser uno de los órganos más evolucionados de la especie, manda una imagen con grandes imperfecciones que se encarga de resolver el cerebro. No en vano, Von Helmholtz dijo en su día "si un fabricante de instrumentos ópticos me pretendiese vender un instrumento con la misma calidad óptica que el ojo humano lo reprendería por su falta de cuidado". Ahora bien, si vamos un poco más allá sabremos que el cerebro maneja lo que vemos de muchas maneras. Lo que vemos es resultado de un complejo análisis del cerebro en el que se desechan muchas cosas (para no sobresaturarnos) y corrige otras muchas (como, por ejemplo, enlazar las imágenes entre parpadeos para que no nos despistemos cada vez que lo hacemos). Un ejemplo curioso de ese proceso de criba está en este curioso vídeo que más de uno conocerá de una manera u otra sobre "concentración".

En el vídeo se demuestra el trabajo del cerebro seleccionando lo que realmente queremos ver en un momento determinado.

Vamos a hablar precisamente sobre todas aquellas anomalías cerebrales que nos impiden poder procesar correctamente las imágenes que nos hacen ver. Son las llamadas Agnosias visuales. Estas son las que más me han interesado.
  • Tipos de Agnosia.
Conocida desde hace mucho tiempo, se puede definir la agnosia como todos aquellos trastornos que impiden el correcto procesamiento de los estímulos sensitivos y de su interpretación o percepción de los mismos por parte del cerebro. En una definición de J. Delay: "Trastorno de la facultad de reconocer los objetos, que no puede atribuirse solamente a deficiencias de tipo sensorial, sino que implica cierta deficiencia específica en el orden intelectual". Es, por así decirlo, un problema puramente cerebral: El cerebro recibe los estímulos correctamente pero falla en alguno de los lóbulos el correcto procesamiento de los mismos, como si el cerebro no supiera hacer su trabajo (agnosia en griego significa "ignorancia").

Dentro de las agnosias hay englobadas de muchos tipos. La mayoría de ellas se pueden considerar agnosias visuales, pero también existen de otros tipos:

- Agnosias topográficas: Problemas en la orientación espacial ya que el sujeto no interpreta bien las señales visuales para guiarse ya que no reconoce dichos objetos como tales (por ejemplo, ve una puerta abierta y un pasillo al fondo y no ve un camino a seguir como tal)
- Agnosias auditivas: Dentro de las cuales pueden tener que ver con reconocer palabras (afasia de Wernike), No poder diferenciar voces familiares o Phonagnosia, Agnosia auditiva no verbal (referente a otro tipo de ruidos) o incluso a no poder reconocer o interpretar la música, su ritmo, o composición: la amusia, la cual puede tener varios grados también dentro de la misma, como la amusia perceptiva (sensitiva) o la amusia expresiva (motora).
- Agnosias táctiles: Tenemos la astereoagnosia, en la cual las personas con esta condición no pueden reconocer objetos con el tacto.
-Agnosia gustativa: No reconoce alimentos a través de sus sabores.
-Agnosia olfativa o anosmia: No reconoce objetos por su olor.

Dentro de otros tipos de agnosia no visual hay otras más raras, como la agnosia temporal (no ser consciente del tiempo que transcurre), Autotopagnosia (incapacidad de reconocer partes de su propio cuerpo), acalculia (incapacidad de hacer cálculos mentales), agnosia social o emocional (incapacidad de mostrar emociones a través de expresiones corporales o faciales)...

Quizás la más frecuente de todas las agnosias no-visuales, sobre todo tras lesiones en el hemisferio izquierdo, es la apraxia o incapacidad de realizar movimientos voluntarios aprendidos o familiares, sin tener problemas en el sistema motor a pesar del deseo mental de hacerlos. Hay varias gradaciones también, dentro de las apraxias, como la ideacional (en la cual el sujeto es incapaz de hacer la abstracción mental de lo que hace y de explicarlo), constitucional o cinética (en la que el sujeto es incapaz de realizar tareas sencillas con la mano), ideomotora (en la que ell sujeto planea hacer una acción de manera errónea y la ejecuta mal) bucolingual (son las acciones con la boca las que no puede realizar con éxito) articulatoria... muchos subtipos más según sea la actividad que no pueda realizar.
  • Agnosia visual.
Podríamos definirla como la incapacidad del cerebro para dar sentido o hacer correcto uso de estímulos visuales normales y se caracteriza por la incapacidad para reconocer objetos familiares o caras. Dentro de la agnosia visual hay diferentes síntomas que pueden que no se experimenten o lo hagan por separado (por lo que podríamos estar hablando de un "síndrome") y muchos de ellos constituyen en sí mismos diferentes subtipos de agnosias. Lissauer propuso una clasificación de las agnosias según su etapa perceptiva. Distinguimos de esta manera dos tipos:

- Agnosia visual aperceptiva: El cerebro recibe bien la imagen pero es incapaz de acceder a la estructuracion perceptiva de la misma (completar formas, emparejar objetos similares...) Interpretan la imagen como las piezas de un puzzle sin montar, siendo incapaces de ver la imagen como un todo. Las personas son conscientes de los objetos (conocen lo que es un paraguas ya que lo han visto anteriormente y lo han usado) pero si ven uno cerrado pueden decir que es un bastón (si ven el mango). Son capaces de reconocer una bicicleta si ven las dos ruedas, aunque en conjunto no la consigan diferenciar. También son incapaces de copiar un plano o un dibujo simple. Aquí os pongo un ejemplo de cómo un agnósico no es capaz de copiar letras y dibujos simples.
Intentos de un paciente con agnosia aperceptiva de copiar diversas figuras simple. Tomado de Benson and Greenberg; Arch Neurol, 1969)

Un paciente con este tipo de agnosia sería incapaz de discriminar objetos sueltos en esta imagen:
Test de Poppelreuter.

Dentro de este subtipo podemos describir las siguientes:
  1. Agnosia integrativa, que se refiere a la incapacidad de integrar las partes de algo en un objeto concreto. Como el ejemplo de este test que los que lo padecen seguramente no podrán realizar correctamente.
    Copia realizada por un paciente con agnosia aperceptiva de integración de un grabado y tres sencillos dibujos lineales, que no pudo nombrar. Tomado de Humphreys GW, Riddoch MJ. The fractionation of Visual Agnosia. En: Visual object processing: A Cognitive Neuropsychological Approach. Humphreys GW and Riddoch MJ (eds), 1987. Psychology press.

  2. Simultagnanosia o simultagnosia. Incapacidad de reconocer los objetos o los detalles en su campo visual, pero sólo uno a la vez. No pueden distinguir a que escena pertenece o hacer una imagen completa de los detalles. Ellos literalmente "no se puede ver el bosque por los árboles." La simultanagnosia es un síntoma común de síndrome de Balint.
  3. Cinetoagnosia o Akinetopsia. Incapacidad de ver los objetos en movimiento. Cuando ve un objeto moverse lo que ve es un carro en la esquina, luego un poco mas cerca, luego mas cerca... parecido a una visión "a saltos". Tareas como echarse agua en un vaso o cruzar la calle con tráfico se tornan imposibles... La mayor parte de lo que se conoce acerca de la akinetopsia se conoció a través del estudio del caso de un paciente concreto, Leibold Gisela, en 1978.
  4. Acromatopsia cerebral o agnosia del color. Incapacidad de distinguir colores a pesar de tener la retina perfectamente (a diferencia de las acromatopsias normales en las que los fotoreceptores de la retina están dañados). Dentro de la cual está la heterocromatopsia, en la que los sujetos perciben un campo de color blanco en el centro de su visión que lo cubre todo, como si todas las imágenes estuvieran iluminadas con un neón blanco brillante, impidiendo la distinción de perfiles y colores. Se puede corregir con unas gafas de sol especiales (polarizadas con filtro alto).
- Agnosia visual asociativa. Los sujetos poseen integridad de la percepción pero poseen un problema de reconocimiento de lo que ven. Los pacientes pueden describir escenas visuales y clases de objetos, a pesar de no poder reconocerlos. Pueden, por ejemplo, saber que un tenedor es algo con lo que comen pero podrían confundirla con una cuchara. Los pacientes con agnosia asociativa todavía son capaces de copiar una imagen, a pesar de no entender lo que es (aunque conozcan los conceptos en sí).
Copias de dibujos en pacientes con agnosia visual asociativa. Los pacientes, tras realizar las copias, eran incapaces de reconocer los dibujos.
Sus comentarios fueron:
A Todavía no lo sé.
B Un carro o coche de algún tipo. Parece como si el vehículo mayor estuviera siendo arrastrado por el pequeño.
C Podría ser un perro, o cualquier otro animal.
D Podría ser un beach stump.
Tomado de Rubens and Benson; Arch Neurol, 1971.
  1. Anogsognosia. Una condición que suele venir de la mano en estos sujetos con agnosia visual asociativa. Esta es la incapacidad de obtener consciencia de su propia condición, y puede confundirse con falta de visión aunque esta es causada por problemas en los mecanismos de retroalimentación en el cerebro. La anosognosia es por tanto una negación de la propia patología neurológica: El paciente no admite que realmente le pasa algo siendo la causa de este déficit un daño orgánico que realmente esta impidiéndole dicha percepción. Da la impresión de que ven (no tropiezan con los objetos) aunque realmente no lo hagan. Es causada por el daño neurológico y es más común en los casos de parálisis después de un ictus. Puede aparecer en múltiples patologías, aunque la más famosa es la ceguera cortical (cuando el área visual en el cerebro en la zona occipital esta fuertemente dañada). Cuando coexisten ambas condiciones (ceguera cortical y anogsognosia) se le llama Síndrome de Antón.
  2. Alexia. Incapacidad de reconocer un texto. Englobada dentro de las afasias (trastornos del lenguage, que afectan a la misma área cerebral). Es adquirida tras haber aprendido a leer y a escribir correctamente, a diferencia de otros tipos de afasias como la dislexia.
  3. Prosopagnosia. La más conocida y frecuente de todas las agnosias. También conocida como agnosia facial: Los pacientes no pueden reconocer caras familiares, incluso a veces la suya propia. Esto es a menudo erróneamente confundido como una incapacidad para recordar nombres. El término fue acuñado en 1947 por el médico Joachim Bodamer, quien la definió en los siguientes términos: “Es la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás, los que pueden ser vistos pero no reconocidos como los que son propios de determinada persona”. Posee muchas variantes y está tipificado casos congénitos, aunque la mayoría de las veces son adquiridos por traumatismos. Es una anomalía famosa por un libro: "El hombre que confundió a su mujer con su sombrero" de Oliver Sacks, en el que se habla de un hombre con prosopagnosia que únicamente reconocía a tres personas de su trabajo: una de ellas por un llamativo lunar que tenía en la mejilla, otra por ser extremadamente alto y delgado, y la otra porque tenía un tic en un ojo que hacía que lo cerrara constantemente. Por ello, su mujer siempre iba con un gran sombrero llamativo, con el fin de que su marido la reconociera.
  4. Paraprosopia. Propia de enfermos de esquizofrenia y de los efectos de drogas alucinógenas, por lo que muchos autores no reconocen esta como una verdadera agnosia visual y la consideran más una alucinación. Se podría definir como una condición que distorsiona los rostros humanos. Al mirar una cara, el paraprosópico ve por primera vez la cara tal y como aparece normalmente. Sin embargo, con visualización continua, acaba viendo cómo la cara sufre una transformación grotesca. Las orejas se pronuncian, los ojos se vuelven amenazantes, las cejas tupidas crecen, y además crecen colmillos. El rostro se transforma en una horrible visión que se puede asemejar a un hombre lobo. Puede variar la visión monstruosa, desde vampiros hasta el propio diablo. Donald Hoffman los describió en su libro "Inteligencia Visual: Cómo Crear lo que vemos" de 1998.
    Así es como te verá un paciente aquejado de paraprosopia, simplemente con que se quede mirandote fijamente durante un rato

  5. Agnosia digital. Es la incapacidad de distinguir los dedos de la mano. Está presente en las lesiones de la dominante del lóbulo parietal, y es un componente del síndrome de Gerstmann (que incluye, además de ésta, acalculia y agrafia).
  • Pseudo-agnosias.
He querido recopilar en este apartado todas las agnosias que he encontrado en este enlace (donde vienen simuladores de muchas de las que hemos comentado y de las que comentaré ahora) que no he podido contrastar en otro sitio más "serio", como, por ejemplo, PubMed. Por lo que se quedarían en agnosias "por demostrar", de hecho, dudo de si son reales. Son, para mí, las más estrambóticas y curiosas:
  1. Bathosmigia. Percepción de la profundidad mezclada o desordenada. Los sujetos carecen de la capacidad de procesar las pistas de las que se vale el cerebro para saber lo que está más cerca o más lejos(?), es decir, lo que aparentemente está más cerca cree verlo más lejos. Según el autor hay una tendencia marcada a percibir los objetos como más cercanos de lo que están, de hecho, justo enfrente a ellos. La oclusión de los objetos cercanos por objetos más lejanos obliga al paciente a estar en un proceso de reconstrucción de las partes del objeto que en realidad está oculto a la vista (los ve "rotos" o "incompletos" cuando realmente están tapados).
  2. Diacronopsia. Incapacidad de detectar los cambios que se producen tras el parpadeo de los ojos. Aunque parezca increíble, el cerebro es capaz de hacernos ver sin darnos cuenta de ese velado de la imagen contínua (lo normal son 20-24 parpadeos por minuto, es decir, casi uno cada dos segundos). Ese velado dura únicamente 200 milisegundos, pero hace que si el cerebro no actúa rápidamente, tengamos que ver 20 imágenes por minuto separadas entre ellas y que puede que hayan cambiado sutilmente y no sepamos dónde. Es en este punto donde falla el cerebro del diacronópsico. Estas personas verían aparecer de repente un coche en su campo visual mientras conducen, por ejemplo.
  3. Heterostereopsis. Capacidad de ver en tres dimensiones objetos que realmente están en dos dimensiones, simplemente porque en la imagen tenga pistas de estereopsis o profundidad y volumen, como una imagen de la televisión de un paisaje en la que se ven los árboles cercanos más grandes y los lejanos más cerca. Esta persona vería la imagen de la televisión como tridimensional (sin gafas polarizadas) como flotando dentro de la pantalla, hasta incluso dibujos realistas que guarden la suficiente proporcionalidad en su perspectiva. Algo así como un "exceso de estereopsis" cerebral.
  4. Proscetomegetia (traducción libre de "prosthetomegethy"). La más extraña de todas. Capacidad de poder imaginar y de hasta percibir una cuarta dimensión espacial, de la misma manera en la que percibe el resto. Según el autor, se trata de una mutación que aparece en 1 de cada 100.000 personas, y la gran mayoría no percibe ningún cambio porque, simplemente, no saben lo que es ver "sólo" con 3 dimensiones, por lo que sólo si se le hace un examen exaustivo de percepción se puede detectar. Deja caer que es una cualidad que distingue a varios pensadores como Einstein, y a muchos deportistas que son capaces de moverse con una agilidad y precisión increíbles.
Y con este extenso repaso a este fabuloso mundo cerebral, concluyo la entrada de hoy. Quedan muchas cosas aún por comentar sobre fallos cerebrales y percepción visual, como las ilusiones ópticas, la dislexia o la sinestesia. Será en futuras entradas donde se hablarán de ellas. Un saludo.

BONUS: Parece ser que el tema de la agnosia será el tema principal de una película que se estrenará en breve, con el nombre de "agnosia". Os dejo el trailer




Fuentes:

-Wikipedia en español y en inglés.

8 comentarios:

Nuria dijo...

Cuando el cerebro no sabe ver,... Curiosa entrada para retomar el blog después del descanso. Muy buena, Miguel, sigue así.

Anónimo dijo...

Como poseo el "Sharingan" esto no me afecta. :D

Anónimo dijo...

Muy interesante! Precisamente ahora me estoy leyendo "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero".
Muy bien explicado todo

olertesinnariz dijo...

Me ha encantado la entrada. Precisamente hace un año... de estas noches tontas que estas mirando la tele y me quedé embobada viendo un documental rarísimo que estaban poniendo en la 2. Casualmente es sobre los tipos de agnosias, en españa, se llama "Más allá del espejo". He encontrado poca cosa en internet y no se si vas a poder encontrarlo, pero de verdad que muchas veces recuerdo lo que le pasaba a la gente que salia en el documental y... ppppffffff alucinante... No tenia ni idea que algo asi pudiera pasarnos...
En el docu puedes ver como viven con esto unas cuantas personas, como resuelven algunas pruebas como las que has puesto en el articulo y tal. Suerte a ver si lo encuentras. A mi me gustó bastante, sobre todo por lo sorprendida que me dejó, aunque es un poco toston... Sobre todo si lo ves, veras que utilizan unas transiciones de ajedrez rarisimas con una musica odiosa que me ponia de los nervios, y aparte da como grima, pero en serio, super interesante. Un saludo.

humor vítreo dijo...

Gracias por los comentarios a todos.

Nuri, gracias por el cumplido, intentaré seguir con contenidos interesantes, aunque de vez en cuando meteré alguna entrada de las de "humor", como la que estoy preparando para publicar pronto

Para los anónimos, Tiene que ser un poco cansado eso de tener las pupilas rojas con agujeritos todo el día ¿no? (modo Sharingan on)

Cuando preparaba la entrada me dio mucha curiosidad de leerme el libro del hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Cuando lo termines nos dices si merece la pena y me lo pillo.

Olertesinnariz, gracas por tu aportación. He encontrado el documental que se llama "más allá del espejo" aunque no se si es el que me has comentado (ya que se habla de un caso concreto de agnosia) Aun así, recomiendo que lo veais todos.

Tiene dos partes. Pinchad los enlaces para verlo.

mas alla del espejo parte 1

mas alla del espejo parte 2

olertesinnariz dijo...

si, es ese docu. Es que Esther Chumillas creo recordar que es una chica joven que sale, que tiene agnosia, y a partir de ella, van recorriendo España para que conozca casos de otra gente que tambien tiene. Esto era lo mismo que yo habia encontrado pero no esta entero, que el docu duraba bastante... Supongo que minimo 1 hora y media... al menos a mi se me hizo muy largo...
Espero que te guste.

Anónimo dijo...

"Beach stump" dibujo D, el pajarito) sería un trono de (o en la) playa, esos troncos que arrastra la marea a la playa.

Anónimo dijo...

Donde dice "trono" debe decir "tronco", perdón.